5 razones por la que estudiar Derecho y convertirte en abogado

5 razones por la que estudiar Derecho y convertirte en abogado

La carrera de Derecho es una de las más demandadas entre los más jóvenes, especialmente con el objetivo de convertirse en un futuro en abogados. No obstante, esta carrera universitaria es bastante dura y exigente, aunque merece la pena si se tienen en cuenta las razones que vamos a indicar en este artículo. Unas razones que pueden animar a cualquier estudiante de Derecho a seguir con su objetivo o a cualquier persona a plantearse como profesión la abogacía.

  1. Ayudar a otras personas

Una de las principales razones que llevan a muchos jóvenes a plantearse su futuro profesional ejerciendo como abogados es para ayudar a otras personas. Y es que estos profesionales del Derecho podrán ofrecer asesoramiento legal y podrán defender interesantes causas legales o a víctimas de trágicos sucesos.

Quizá esta es una de las cuestiones más ansiadas por muchas personas que deciden convertirse en abogados, ya que con su labor podrán ayudar a terceras personas. Y quizá aquí reside una de las motivaciones más nobles de la profesión.

  1. Desarrollo intelectual

También hay que destacar que trabajar como abogado supone un continuo desarrollo intelectual al tener que formarse en diferentes áreas para poder ofrecer el mejor asesoramiento y defensa a cada cliente. Además, esta profesión requiere de un desafío intelectual para cada caso que puede ser muy atractivo para muchas personas al tener que cultivar su mente constantemente y a ver los hechos desde diferentes situaciones.

  1. Buen sueldo y oportunidades laborales

Otro motivo por el que estudiar Derecho para ser abogado es el sueldo y las oportunidades laborales. Respecto al sueldo hay que indicar que el salario medio de un abogado que trabaja en un despacho en España se encuentra en 23.180 euros anuales, tal y como publica el periódico  Cinco Días en un artículo sobre el sueldo de estos profesionales. No obstante, ese es el sueldo de medio de un abogado normal, ya que el salario anual de un becario ronda los 14.000 euros. Mientras que en el caso de un director de un despacho cobra una media de 128.000 euros al año.

Además, no sólo hay que destacar que el salario medio de un abogado es más elevado que el de otros profesionales. Y es que este trabajo cuenta con una alta demanda y grandes oportunidades laborales.

  1. Prestigio y fama

Aunque esta no es una motivación para todo el mundo muchas personas se ven atraídas por la profesión con el objetivo de ganar prestigio y fama. Y es que los abogados que representan casos famosos o controvertidos suelen aparecer en programas de televisión, periódicos o en las noticias.

Pero aunque el prestigio y la fama no sean una razón que lleve a muchas personas a convertirse en abogado siempre es de agradecer si el trabajo ejercido se ve recompensado con buenas críticas o se ve reflejado en los medios de comunicación.

  1. Existen diferentes ramas

También hay que destacar que dentro del Derecho existen diferentes ramas. Por lo que si a la hora de estudiar la carrera no te ves atraído por los temas económicos, por ejemplo te puedes centrar en Derecho deportivo. Es decir, una vez finalizado el grado universitario cada profesional se puede especializar en una temática que le interese. “En nuestro despacho de abogados contamos con profesionales especializados en Derecho de Seguros, en Derecho Civil, Derecho Mercantil o Derecho Bancario y Financiero. La especialización permite ofrecer el mejor asesoramiento y defensa posible a nuestros clientes”, explican desde Bufete Albanés & Asociados Abogados, bufete de abogados de prestigio en Madrid.

Estas son las principales razones que pueden motivar a cualquier persona a querer convertirse en un abogado. Pero para conseguirlo tendrán que cursar una carrera bastante dura y con un temario bastante extenso. Además, actualmente en España tras cursar la carrera de Derecho para poder ejercer como abogado hay que cursar un máster habilitante, el Máster de Acceso a la Abogacía. Un máster que se puede cursar de manera online o presencial y que ofrecen muchas universidades públicas y privadas.

También hay que destacar que una vez finalizado el máster todos los egresados que quieran ejercer como abogado tienen que aprobar el examen que convoca el Ministerio de Justicia y que permite a los profesionales inscribirse en un colegio de abogados.

En definitiva, hay que tener muy claro que se quiere ser abogado y trabajar duro para poder conseguirlo. Por lo que la motivación es fundamental para no quedarse por el camino y no tirar la toalla a la mínima de cambio. Pero a pesar de que el camino sea duro es una profesión muy bonita y gratificante. Así que échale ganas.

Deja una respuesta