Los beneficios de incorporar una flejadora a tu empresa

Los beneficios de incorporar una flejadora a tu empresa

Una de las decisiones estratégicas que se producen en las empresas es el proceso de embalaje, puesto que si se tiene un buen embalaje, se ahorran bastantes costes, tanto a corto como a largo plazo. Lo más importante es que se evitan una serie de desperfectos en la mercancía para que el cliente final los pueda recibir en las mejores condiciones.

Conociendo más sobre las flejadoras

Las máquinas flejadoras, como nos recuerdan los profesionales de bvpack.es quienes también cuentan con todo tipo de productos del sector, como estas cintas adhesivas de embalaje de colores tan demandadas en la actualidad, nos ayudan a realizar estas actividades con el acordonado de la mercancía entre sí, o también al palet, de tal manera que pasa a ser asegurada la carga.

Esta seguridad, lo que hace es garantizar que se protege para evitar los daños que puedan producirse por desperfectos y daños a nivel personal.

La flejadora es una máquina fundamental en el proceso de embalaje, por lo que vamos a ver las múltiples ventajas que tiene la utilización de una flejadora en la empresa.

¿Qué es una flejadora? ¿Para que la usamos?

La flejadora es una máquina de embalaje que es usada cuando acaba el proceso productivo para el fijado de los bultos. Hace posible que se cuente con un sistema de seguridad que garantizará la integridad de la propia mercancía que se paletiza en el almacenamiento y en el transporte. Es usada para el precintado de los paquetes, la compactación y agrupación de los productos o sellado de los paquetes.

Pese a ello, la utilización más habitual que se le da es el fijado de la carga directa al palet. De esta forma se fija la carga con un fleje disponible en una serie de materiales distintos que terminan adaptándose a la naturaleza que tiene la mercancía.

Consumibles con mayor eficiencia y economía

Por otra parte, se pueden encontrar las máquinas flejadoras en una serie de formatos diferentes, que lo que hacen es que se van adaptando a la clase de producción que se realice. Existen flejadoras que tienen un nivel mayor o menor de automatización hasta las que son de menor tamaño. Ergonomía o son totalmente de funcionamiento manual.

Ayudan a que se produzca una mayor amortización de los gastos fijos, ahorros de costes por desperfectos, así como una mejor imagen a nivel de marca, pues se termina asegurando más al producirse una mayor seguridad en cuanto a la integridad de la mercancía.

Por todo ello, la flejadora pasa a ser una manera de ahorrar en costes y también de proteger la mercancía. La inversión inicial en la máquina es compensada a más largo plazo por un bajo coste en los consumibles, hablamos de las grapas, hebillas o de los flejes.

Otra de las ventajas más importantes que tiene una flejadora, es que se puede personalizar. En este sentido, el cabezal debe poder de adaptarse a el tamaño o la propia característica que tenga el producto en cuestión.

Pensemos que el cabezal pasa a formar parte de un proceso en el que la máquina lanza el fleje, lo tensa, es soldado y cortado, lo que hace que el producto vaya a quedar fijado de forma correcta y tensado al paleto cuando está vertical o entre sí, en el caso de que sea horizontal.

Para todo ello, lo que sucede es que se debe poner en marcha un estudio previo en el que se pueden adaptar las características propias de la flejadora a las necesidades que tenga el producto.

La amortización de la flejadora es una gran ventaja a largo plazo, pues deben tener una buena calidad en los materiales, lo que asegurará que tiene un gran rendimiento prolongado en el tiempo.

Esperamos que todo lo que te hemos contado sobre los grandes beneficios que tiene el contar con una máquina flejadora en la empresa te hayan quedado claros. A veces la inversión en maquinaria es la única opción, pero hay otras en las que queda claro que las ventajas que su entrada suponen son perfectas para el día a día de la empresa.

Nuestra recomendación en este sentido es que, siempre que sea posible, elijamos una máquina flejadora de gran calidad, que de ellas hay una buena cantidad en el mercado y nos decidamos por la que tenga mayores ventajas, características y además cuente con grandes opiniones en este sentido.

Pensemos que las buenas marcas por lo general, suelen ser merecedoras de buena fama, pero también hay otras que, aunque no sean tan conocidas, pueden tener una buena calidad en sus componentes, lo que puede hacer que su duración y rendimiento sean mayores, lo que es ideal para cualquier empresa.

Deja una respuesta