Los beneficios del orden y cómo ponerlo en marcha

Los beneficios del orden y cómo ponerlo en marcha

Son muchos los estudios psicológicos realizados por grandes expertos en la materia y diversas universidades, que demuestran que el orden y la limpieza en nuestro hogar traer consigo grandes beneficios para nuestra salud, así como el desorden y el caos pueden ser un agravante del estrés, el agobio e incluso de la depresión. Por eso, aunque el orden no sigue un patrón determinado y cada uno puede organizar los elementos de un espacio tal y como desee, la realidad es si ordenas tu casa puedes transformar tu vida.

No obstante, y antes de continuar, cabe destacar que cada ser humano es diferente y tiene distintas prioridades y modos de ver la vida, por lo que es posible que lo que para uno funciona de un modo, para otro también lo haga, y de ahí que haya hablemos a veces de un “desorden” ordenado y de una organización diferente para cada persona. Lo que no cambia, es ese sentimiento de satisfacción que te lleva a sentirte aliviada, motivada a hacer otras cosas y en un estado de bienestar óptimo. Pero ¿qué otros beneficios podemos conseguir?

  • Nos sentimos capaces de todo, sentimos control.
  • Sentimos alivio.
  • Interpretamos lo conseguido como un acto de renovación y crecimiento.
  • Dejamos de mirar al pasado para proyectarnos hacia adelante al tirar cosas viejas que ya no usamos.
  • Ganamos espacio físico y mental.
  • Quedamos en paz.

Todos estos sentimientos lo que hacen es ayudarnos a estar mejor y por eso, la mayoría de psicólogos recomiendan este tipo de tareas. El orden te hace sentir más feliz, lo dice la ciencia, y cientos de estudios que aseguran que tener la casa ordenada combate el estrés y te ayuda a llevar una vida más organizada.

Marie Kondo

Es pequeñita, tranquila, muy delgada y llena de carisma. La japonesa Marie Kondo se ha convertido en todo un ejemplo a seguir por millones de personas que quieren seguir su método de orden en casa, y su libro “La magia del orden” es todo un éxito de ventas en todo el mundo. Pero, a grandes rasgos, el método tiene unas bases que, si cumplimos, serán más que suficientes para tener un hogar organizado.

  1. Fura lo inútil: lo primero que debes hacer es deshacerte de aquello que ya no usas pues lo único que hace es comerte espacio en casa.
  2. Ordena todo por categorías. Por ejemplo, la comida por un lado, los libros por otro, la ropa, el menaje de hogar, etc. Así sabrás donde está todo lo referente a una categoría en lugar de tener que ir buscando por las habitaciones pensando en qué rincón guardaste algo.
  3. Empieza siempre por lo más fácil de ordenar. ¿Y qué es eso? Pues normalmente el armario de la ropa. Si bien es verdad que cuanto más amplio y compartimentado esté nuestro armario más cómodo será ordenar nuestra ropa, hoy en día podemos comprar separadores, barras supletorias, estantes y cajas en cualquier gran superficie que nos ayudarán a organizar mejor el espacio. También podemos comprar cajoneras de interior de armarios e instalarlas directamente. En Sidon Armarios podéis ver una amplia selección, y como ya habréis imaginado, el tema de las cajas y la selección de artículos para organizar podéis adquirirlos en superficies como Ikea o Leroy Merlin.
  4. Hazlo todo de una. Si paras es posible que luego te apetezca menos volver a retomar la organización por lo que lo mejor es ordenar todo de golpe y luego limitarnos a mantener ese orden a diario.
  5. Organiza tu ropa por colores, así te será cómodo escoger las prendas en combinación.
  6. Saca partido al espacio. Siempre hay huecos en casa que uno usamos porque no nos lo habíamos planteado como los bajos de los armarios, los rincones de la galería o los bajos de la cama.
  7. Divide los espacios y utiliza un hueco para cada cosa. En otras palabras, dentro de un mismo espacio puedes compartimentar los huecos y evitar así que todo loq eu haye n un cajón, por ejemplo, acabe mezclado.
  8. Prescinde de elementos inútiles, y ya no te hablamos de esa camiseta que hace tres años que no te pones, sino de la bañera, por ejemplo, que no usas, o del bidé, al que tampoco sacas partido.
  9. Evita que se te acumulen las revistas, el correo, la propaganda o los CD´s de música. Estos objetos son los que más pueden desordenar una estancia en menos tiempo.
  10. Si lo necesitas, utiliza el truco de la caja. Consiste en meter en una caja aquellos objetos que no tienes claro si debes conservar o tirar. En la tapa de la caja pon la fecha en la que lo has guardado y si los sacas de esa caja para usarlos modifica la fecha por la nueva. Ahora bien, si ha pasado un año en esa caja y no la has abierto, entonces es hora de deshacerte de ello. Además, para no acumular, lo mejor es tirar algo viejo si comprar uno nuevo, siempre.

Recuerda, el método Marie Kondo combate el estrés, mejora tu salud, nos relaja y nos hace sentir mejor.

Ahora bien, hay seis reglas de oro que no son de la señorita Kondo que también podemos aplicarnos y que harán las delicias del orden en casa:

  1. La regla de los dos minutos: haz todas las tareas que puedas llevar a cabo en menos de dos minutos. No las dejes para más tarde haciendo que se acumulen.
  2. La regla de los cinco minutos: si hay una tarea que no te apetece hacer, piensa que vas a ponerte con ella solo cinco minutos, que no cuesta nada, y luego ya seguirás en otro momento. Esos cinco minutos de tarea activarán tu mente y te ayudarán a acabar en menos de lo que piensas.
  3. La regla del 1 por 1: si te compras algo, tira algo. Camiseta por camiseta, pantalón por pantalón. Siempre.
  4. La regla de los 365 días: Si hace más de un año que no lo usas, tíralo.
  5. La regla de las 5 superficies: Encimera, fregadero, mesa de comedor, repisa del baño y suelo del salón. Eso siempre ha de estar limpio y despejado antes de ir a dormir.
  6. La regla de 1 solo toque: toca solo una vez las cosas dejándolas luego en su sitio inmediatamente después de acabar de usarlo.

¿Qué, te animas a probar todas estas recomendaciones?

Deja un comentario