Aprovechar las ventajas de externalizar IT

Aprovechar las ventajas de externalizar IT

Cualquier empresa es consciente de que para aumentar su productividad y competitividad debe centrar sus esfuerzos en desarrollar su actividad principal. Invertir tiempo y sus recursos en esto, hará que la empresa crezca y que pueda mantenerse en el futuro. Centrarse en ello hará que no se desvíen y eso será una de las claves de su éxito. Parece algo obvio, pero en la actualidad, con la creciente transformación digital muchas empresas, centran gran parte de sus esfuerzos en gestionar las oportunidades que les ofrecen las innovaciones tecnológicas, pero sin conseguirlo, ya que sin los conocimientos necesarios son incapaces de gestionar bien su infraestructura IT, si es que la tienen.

Ante la realidad que estas nuevas necesidades tecnológicas presentan, muchas organizaciones se encuentran con tres problemas: contar con personal poco especializado debido al alto coste de tener personal IT de calidad en plantilla; centrarse demasiado en la parte tecnológica descuidando su actividad principal; o incurrir en altos costes con el objetivo de contar con los mejores profesionales IT, algo que a la larga resulta inviable. La solución a todos estos problemas nos la dan desde Inforges: la externalización de Servicios Informáticos.

¿Qué es la externalización de servicios informáticos?

Como hemos señalado, cuando las empresas no tienen capacidad o recursos para contar con servicios informáticos deben externalizar estos servicios con el objetivo de contar con una infraestructura IT de calidad sin necesidad de tener en plantilla a personal altamente cualificado. Las empresas que se dedican a ofrecer estos servicios de externalización tienen su propia estructura, recursos, capacidad de decisión y gestión, aumentando así la calidad en este tipo de servicios, reduciendo gastos, optimizando así los procesos de las compañías que no pueden hacerlo por sí mismas.

En la actualidad no solo las grandes empresas trabajan por medio de outsourcing. Cada vez es más común que pequeñas y medianas empresas se decanten por invertir en este tipo de soluciones ya que es una manera de poder permitirse mano de obra cualificada y especializada, soporte para el crecimiento tecnológico eficiente y mayor competitividad en el mercado específico. Los datos demuestran que un 72% de las empresas externalizan servicios IT y esto es así porque, además de todo lo comentado, la transformación digital va reclamando más agilidad y eficiencia operativa, algo que solo podemos conseguir a través de empresas especializadas del sector, que se mantienen al día en innovación y son capaces de trabajar con las herramientas adecuadas para llevar a cabo la ejecución correcta de los procesos.

Las principales ventajas de externalizar servicios son la reducción de costes, ya que se eliminan los gastos relacionados con la contratación y el mantenimiento de personal cualificado, lo que incluye sueldo e impuestos mensuales. La mejora en el foco de la empresa, que como ya hemos avanzado, le permite centrarse en sus puntos esenciales, enfocándose únicamente en su estrategia para mantenerse altamente competitiva, mientras que la empresa externa se centra en desarrollar la parte para la que se le ha contratado. Por último, permite reducir riesgos y aumentar la eficiencia si el equipo que hemos subcontratado es competente, eficiente, eficaz, ya que su experiencia reduce riesgos al momento de tomar decisiones relacionadas con las TI.

Disponer una amplia visión de las oportunidades que ofrecen las últimas innovaciones tecnológicas ya no es sólo una oportunidad, es responsabilidad del empresario estar cada vez más interesado en saber cómo las TIC puede generar en su organización una ventaja competitiva innovando en ámbitos como la inteligencia de negocio, la confianza y la flexibilidad.

  1. Inteligencia de negocio: la visualización, análisis de los dispositivos y el tráfico de datos que circula por la red permiten tomar decisiones, desarrollar nuevos servicios y mejorar la fidelización de clientes.
  2. Confianza y seguridad en la era digital: en un escenario cada vez más digital, la confianza de clientes, proveedores e inversores, dependen de la capacidad de las organizaciones para evitar las ciberamenazas y de su capacidad de recuperación, ya que, de no ser gestionados convenientemente, podrían desencadenar en un problema mayor, incluso paralizar o hacer peligrar el negocio. Algunas empresas apuntan a pérdida de clientes, impacto contractual, daño reputacional derivado del incidente o las sanciones a consecuencia del suceso.
  3. Flexibilidad: crecer, innovar y diferenciarse… en un contexto tan dinámico y competitivo como el actual, requiere de infraestructuras y servicios IT de gran elasticidad.

En el marco de desarrollo actual de las empresas es imperativo avanzar en la sensibilización de las mismas, independientemente de su tamaño y sector, sobre los riesgos de la ausencia de un adecuado desarrollo IT, de la necesidad de innovación del mismo y de la seguridad de la información que se maneja. Concienciar en la necesidad de contar con las herramientas adecuadas, la formación y el reciclaje internos y, sobre todo, si esto no es posible, poder acudir a profesionales externos que solventen la falta de recursos internos sin renunciar a la seguridad, es básico si lo que quieren es mantenerse en el futuro.

Deja un comentario