La salud bucal, un trabajo entre el dentista y tú

La salud bucal, un trabajo entre el dentista y tú

A lo largo de la vida escuchamos constantemente la importancia de la salud bucal, lo que ocurre, es que tenemos el concepto errado de que cepillarnos los dientes, es suficiente, cuando es evidente que hay muchas otras cosas que debemos hacer para tener una salud integral, ya que una mala higiene y salud bucal, afecta nuestra salud en general.

En nuestro país, en los últimos años se ha incrementado el  número de españoles que se preocupan por el cuidado y la higiene bucodental, lo que significa que el conocimiento de la importancia de la salud bucal, ha calado en la conciencia colectiva y se ha comenzado a tratar con la misma regularidad que otras ramas de la salud.

La salud bucodental es la ausencia de infecciones, caries, enfermedades periodontales y dolor orofacial, lo que según la Organización Mundial de la salud es primordial para gozar de una buena salud integral y de una buena calidad de vida.

Ahora bien, si nos enfocamos en cómo nos puede afectar una mala salud bucal, podemos empezar por las caries, la hipersensibilidad dental, la intolerancia al calor o el frío, el mal aliento, entre muchos otras. Pero esto no solo nos afecta a nosotros, la mala salud dental nos puede traer problemas a la hora de comunicarnos, puesto que a nadie le gusta hablar con alguien que tiene mal aliento, lo que podría traernos consecuencias laborales, por ejemplo.

La salud bucodental debe ser una prioridad para todos, porque la prevención es la mejor manera de evitar males mayores. Es por ello que El Consejo General de Dentistas de España recomienda elegir los productos más adecuados y asistir frecuentemente a los controles odontológicos como una forma de cuidarnos y de ser responsables con ella.

Ahora bien, en la mayoría de los casos, hay un temor latente por las personas a acudir al dentista y si bien es cierto, que todos los equipos utilizados por los profesionales, pueden parecer invasivos y generar una reacción adversa, las visitas al dentista son necesarias para una salud bucal óptima.

Elegir un buen dentista que pueda transmitirnos seguridad y calma, cuando estamos en un ambiente que genera tanta ansiedad, es primordial para que nuestros miedos se mantengan bajo control. Es por ello que una pequeña guía para elegirlo, puede ser de gran ayuda.

Busca un dentista cercano a ti

En todas las comunidades autonómicas existen dentistas excelentes, pero no tiene sentido que consigas un dentista ubicado en Pamplona si vives en Galicia. Encontrar un dentista que esté a tu alcance, va a ayudarte a la hora de cualquier emergencia y no generará muchos conflictos a la hora de asistir a tus controles.

Si estás buscando un dentista, entiende que los tratamientos no se hacen de un día para otro, y que dependerá de lo que el profesional encuentre, la cantidad de veces que debas ir o lo seguido que debas hacerlo. Es por ello que uno que esté cerca de ti, es lo ideal.

Escucha recomendaciones

Conversa con tus amistades, compañeros de trabajo, familiares sobre sus respectivos dentistas. Su experiencia puede ayudarte a escoger uno con el que te sientas cómodo y en quien puedas confiar, ya que al tratar bien a alguien de tu entorno, es más sencillo que vayas con más calma a la primera cita.

Recuerda que la relación con un dentista no es obligatoria, si no te gusta o no te sientes cómodo, siempre puedes comenzar de nuevo la búsqueda.

Verifica sus credenciales

Los dentistas son profesionales que deben estar respaldados por sus estudios y los títulos que ellos le proporcionan, pues esa es la única manera de saber que -en efecto- está capacitado para atenderte.

Esa información puedes solicitarla en los colegios de odontólogos de cada comunidad y te garantizará que la persona que elijas, está completamente respaldado por la institución y que tiene los estudios que dice tener. Si no puedes verificar sus credenciales, ni en el colegio de odontología, ni en Internet, esa no debería ser la elección.

Busca una clínica o institución con varias especialidades

Evidentemente antes que cualquier cosa, un odontólogo general es el que debe examinarte y según su diagnóstico, te referirá si es necesario a otro especialista. Lo importante de estar en un lugar que cubra diferentes disciplinas de la salud bucal, es que no tienes que hacer el proceso de investigar y buscar varias veces.

Al conseguir un lugar que cubra la mayor cantidad de disciplinas, te aseguras de la celeridad con la que puede llevarse a cabo el tratamiento y la tranquilidad de que entre los diferentes especialistas trabajarán juntos para encontrar el que mejor se adapte a ti.

Invierte en la salud bucal

Cuando pensamos en la salud, no debemos tomar eso como un gasto de dinero, sino como una inversión del mismo. Las ofertas pueden parecer atractivas, pero no solamente pueden ser mentiras, sino también peligrosas.

Los tratamientos odontológicos son costosos por la naturaleza de sus materiales, cuando hay una oferta extrañamente económica, pueden estarse utilizando materiales de baja calidad, lo que significa que en poco tiempo tendrás que hacer otro gasto.

Esto no significa que no busques las opciones que mejor se adapten a tu presupuesto, pero sí es importante que cuando vayas a hacer te un tratamiento, cuides de tu bolsillo y de ti mismo, tomando las opciones que sean más convenientes y que te generen más seguridad y tranquilidad a largo plazo.

Toma en serio las recomendaciones del dentista

Si hiciste la investigación, encontraste al dentista indicado para ti, te sientes cómodo con ese profesional, se amolda a tus capacidades económicas, ahora la responsabilidad del cuidado y el seguimiento de instrucciones, es tuya.

El dentista se indicará que debes hacer para mantener una salud bucal óptima, hazle caso, toma su palabra en serio y tradúcela en cambios para mejorar tu salud y tus hábitos de higiene dental. Visítalo periódicamente como medida preventiva, de forma que todo lo que ocurra pueda identificarse a tiempo y no cuando ya sea tarde.

Es claro que el temor que genera el dentista, es una de las razones por las cuales no se le daba tanta importancia a la salud dental, más allá de lo básico. Pero siguiendo esta pequeña guía, es probable que encontremos un dentista con el que sea mucho más cómodo pasar el trago amargo. Recuerden que invertir en salud bucal, es mantenernos sanos de forma general.

Deja una respuesta