Mantener la competitividad de la zona euro ante el despegue de otros mercados debe ser nuestro objetivo a largo plazo

Mantener la competitividad de la zona euro ante el despegue de otros mercados debe ser nuestro objetivo a largo plazo

El mercado europeo ha sido, a lo largo de muchas décadas, la referencia en todo el mundo gracias, sobre todo, a la producción de países como el Reino Unido, Alemania o Francia, que han sido referencias a nivel industrial desde el periodo colonizador. Sin embargo, y sobre todo desde que acabara la I Guerra Mundial, el orden del planeta cambió por completo, pasando a ser Estados Unidos la nueva referencia en el globo terráqueo. En el siglo XXI, al gigante norteamericano se ha unido el asiático: China, dejando a Europa en una posición todavía más comprometida.

Las empresas europeas lo tienen cada vez más difícil en lo que respecta a este siglo XXI. La verdad es que esto nos ha generado muchos problemas sobre todo durante los años en los que la crisis económica del año 2008 golpeó con dureza a las economías mundiales. El mercado europeo necesitaba un cambio y la verdad es que todavía lo necesita. La reinvención es necesaria y la verdad es que tiene que ser lo más rápida que sea posible. En caso contrario, seguiremos perdiendo terreno con respecto a los mercados de otros continentes.

Un artículo que fue colgado en el portal web El Blog Salmón informaba, en abril de 2018, de que China había adelantado a Europa en lo que respectaba a peso económico, una mala noticia para la Unión Europea y que deja claro que se debe producir un cambio en la producción y en el sector económico en el Viejo Continente si no queremos exponernos a que se pierda una buena parte del tejido empresarial que, desde que se tiene uso de razón, se ha levantado en nuestro continente con el sudor y el esfuerzo de millones de personas de los diferentes países de esta zona del mundo.

Según una noticia que fue publicada por el diario La Vanguardia, los países más competitivos del mundo no usan el euro. Según el ránking que comparte esta noticia, Estados Unidos, Hong Kong o Singapur son los que mayor competitividad presentan. Solo Holanda representa a la zona euro entre los cinco primeros países de ese ránking. Y no deja de ser una excepción, puesto que el país tulipán basa su economía en un sistema fiscal muy agresivo según se indica en la propia noticia. Tenemos que cambiar esta tendencia lo más rápido posible porque, de lo contrario, nos encaminamos hacia la ruina más absoluta.

Si no podemos competir en precio, que al menos lo hagamos en visibilidad

Que la mano de obra sea más barata en países como China hacia que, de manera irremediable, sus productos sean más baratos que los europeos. Pero hay una cosa que debemos saber: y es que todavía quedan maneras de competir. Elementos como lo son el marketing digital o el packaging pueden ayudarnos a hacer de nuestros productos algo que tenga la capacidad de llamar mucho más la atención que los de nuestra competencia. Los profesionales de una entidad como Empacke, especializados en branding y packaing, nos han comentado que son muchas las empresas de la zona euro que han empezado a mostrar una atención pormenorizada a estos temas y que están aumentado la inversión en ellos.

Por eso es importante que no perdamos de vista otros asuntos que estén ligados al producto y que también tienen un valor para todos aquellos consumidores. Por ejemplo, otro de los aspectos de los que podemos sacar partido en este sentido es el relativo a la logística. Y es que no es lo mismo adquirir un producto en la Unión Europea, que vamos a recibir en un periodo relativamente corto de tiempo, que en China, que vamos a tener en nuestras manos dentro de semanas. Hay que sacarle partido a esa ventaja.

No cabe la menor duda de que son muchas las empresas europeas que se han dado cuenta de ello y que están intentado maximizar todo lo que tiene que ver con este asunto para competir tanto con el gigante asiático como con otros mercados emergentes. Desde luego, los resultados de apostar por asuntos como la potenciación del packaging están dando buenos resultados y constituyen una de nuestras grandes esperanzas de cara a los años que están por venir.

Estamos en un momento de nuestras historia en el que tenemos que poner todos los recursos al servicio de nuestra economía. Si, como mucha gente apunta, se avecina una crisis, es necesario estar preparados para ella y afrontarla con las mejores garantías de las que podamos hacer gala. Y ello implica apostar por cuestiones que hagan que los productos de la eurozona destaquen por encima de todos los demás mercados. Tenemos a nuestro servicio los mejores cerebros de países como Alemania, Francia, España, Reino Unido, las naciones escandinavas… y eso, desde luego, es mucho decir.

 

 

 

 

Deja una respuesta